• LOGIN
  • No hay productos en el carrito.

Historias: Ponerse en el lugar del niño

Es sabido que la empatía, la comprensión, y encontrar el camino para realmente comunicarse con otro, esta muy ligado a ponernos muchas veces en su lugar. Así logramos entender muchas veces el mundo, a otros seres humanos, y hasta cambiar la percepción que tenemos y nuestro trato, cuando nos ponemos realmente en la piel del otro. Ahora bien ¿Cuánto hacemos esto con los niños?

A la hora de poner límites, a la hora de escaparse un grito, un reto, o un NO, un DESPUÉS. Cuánto estamos teniendo en cuenta su posición, sus sentimientos y su naturaleza lúdica e infantil.

Hoy hablamos con Karla sobre este y otros temas. Sumamente rica esta entrevista, no te la pierdas!

Hola Karla, cuéntanos como es tu relación con tus niños y cuando empezó esto de ponerse en el lugar de los niños.

Soy mamá de tres, mi hija mayor tiene 13 años, mi hija de en medio tienen 9 y el pequeño tiene 2.
Tengo una relación honesta con mis hijos, desde muy pequeños he estado junto a ellos, en sus mejores y peores momentos, siempre los escucho y eso a significado que yo sea más que sólo la mamá, soy la compañera de juegos, la confidente, soy quien guarda sus secretos, quien les enseña a hacer maldades y travesuras, fui yo la que les enseño a jugar con barro, la que les enseña a saltar sobre el sofá, la que les cuenta como es el mundo, les advierte y se ríe, soy la que se ríe de ellos algunas veces y con ellos muchísimas más , quien las ha acompañado en cada paso del camino y ha sido fácil, fue natural partió todo en mi primer embarazo, cuando mientras estaba en el parto yo sólo pensaba que a mi bebé le incomodaba más que a mí: imagina lo que es salir de un lugar cálido a empujones, por un espacio que te queda pequeño y encima llegar a un ambiente seco, luminoso y frío. …
Se que allí partió mi relación con mis hijos, mi forma de tratar siempre de entenderlos.

ponerme yo en su lugar era infinitamente más fácil que pedirle a ellos que se pusieran en el mío - Twitear

Y eso es también lo que nos diferencia de otras madres e hijos, el hecho de que yo escucho su música, se de sus actores favoritos, leo sus novelas, entiendo su lenguaje, conozco a sus amigos,todos han llegado a casa a jugar de pequeños, a hacer “juntas” ahora en la adolescencia y quien sabe lo que vendrá.
¿Cuánto juegan en casa?
Siempre hemos jugado a todo, al pillarse, a las escondidas, armamos juegos de mímica, inventamos juegos para pasar tiempo en familia, para aprender algo, para conversar algún tema el.juego siempre ha sido nuestro lenguaje, la forma a través de la cual ellos me muestran su mundo interno y yo les enseño a crecer en este mundo externo, siempre hemos hecho fiestas, de halloween o cumpleaños y allí estamos mi esposo y yo corriendo jugando saltando, haciendo concursos, dinámicas jugando…
Hasta las camas las hacemos jugando, a veces saltamos sobre ellas, otras usábamos las mantas para construir casas, castillos hasta últimamente barcos piratas .

Además de mamá, eres psicóloga ¿Cómo haces para no estar todo el tiempo “analizando” a tus hijos?
Siempre he sido reacia a ser la “mamá psicóloga” he logrado no
sólo en la maternidad sino que en la vida diaria apagar y encender a la profesional a gusto, yo soy muchas cosas primero y ante todas soy
humana, soy Karla, soy mamá, luego esposa, luego mujer, ya después empezamos a sacar facetas de psicóloga, terapeuta, tarotista…hajajajaja me aburriría enormemente si sólo fuera una de mis partes, no puedo.
Así que desde siempre he separado todo al punto de que ahora debo
“encender” el modo profesional para hablar con colegas así que no
me cuesta nada no sobre analizar a mis hijos o a mis cercanos.

¿Haces algo específico para fomentar el juego en sus vidas?

Sabes, no me había dado cuenta de lo mucho que el juego es parte de nuestra vida, el teatro y el baile también lo han sido desde siempre, creo que nunca pensé en cómo fomentar algo tan natural como es el juego, nunca trate de que jugarán. .. al contrario todo lo convertí en un juego o en un chiste porque ese es el lenguaje de los niños, podrás pensar que no hay momentos serios pero si los hay, claro luego vuelven los guiños y las lenguas afuera, las risas y
las bromas, nada es tan terrible para llevar más de dos horas de seriedad, incluso aquella vez que mi hija probó el cigarro, aun en ese momento de máxima ofuscación se llevó ” pava más encima te pillamos” cuando ya todo había pasado.

Siendo tan compañera de tus niños, cuéntanos cómo logras el equilibrio y cómo puedes de todas formas poner límites.

Los límites en nuestra familia son sólo los del sentido común.
A través del juego, los cuentos y demás establecemos otros límites y reglas, usamos cuentos y juegos para dejar claro por ejemplo como no deben irse con extraños, los juegos en donde alguno es villano y se lleva a la pequeña niña para encerrarla en la mina abandonada o amarrarla a los rieles del tren, hajajajajaja aunque suene cliché, si
lo hicimos, luego hablábamos de como eso ocurre en la realidad y que hacer para prevenir.
No se me ocurren límites que no vayan ligados al sentido común, ellos saben que no se juega con fuego porque quema, que no se insulta por respeto, pero aún así jugueteamos y reímos con frases al estilo “estúpido, mi comida,idiota” hajajajaja, en casa no hay nada prohibido, creo que no hemos caído nunca en eso, y es que siempre estamos, mi esposo, yo o ambos y eso hace que los “límites” se indiquen en el momento y estén claros desde siempre.

¿Cuál consideras que es el rol de una mamá?
El rol de mamá se puede ver desde muchos ángulos, para mí el rol de mamá es acompañar, cuidar, guiar y eso se logra estando presente, encada momento y según sus necesidades, ese punto es muy importante ya que yo no estoy si no me piden o necesitan, se trata de respetar sus espacios, yo no leo sus diarios y los dejo si me piden que salga de su habitación, yo no estoy en todo, estoy en la parte que ellos me dan en su vida, la mayor me cuenta todo pero no me comparte su diario, la de en medio no me cuenta todo pero me deja las llaves de su diario y aun cuando eso seria un “pasa y lee” entiendo que su privacidad es muy importante y no leo,claro llega ella me pregunta le digo que no y pues me cuenta, así se generan vínculos distintos con cada uno y mi rol es distinto para cada uno,una de ellas es muy segura la otra es muy tímida, una de ellas le gusta saber que si cae puede venir a buscar consuelo, la otra teme caer y pregunta siempre tratando de buscar seguridad, el pequeño… para él aún soy un par de tetas grandes que dan alimento y que calman el dolor o la ansiedad ?
Pero así es la vida en un principio nos necesitan para sobrevivir, luego para aprender, después comienzan a explorar a experimentar y allí comienzan a alejarse y debemos respetar eso, cuesta pero no es imposible sólo hay que tener claro que es parte del proceso, del desarrollo normal.

ponerse en el lugar del niño

¿Cómo logras ponerte en el lugar de ellos?
Eso de ponerme en el lugar de ellos es lo mas fácil de todo sólo pienso en que es lo que yo sentía de pequeña, de adolescente, que me gustaba, que no,que decía y que callaba, luego eso lo llevo al terreno de nuestra realidad, somos personas distintas, con historias distintas, habrán factores comunes como el desarrollo normal y natural pero cada uno tiene particularidades, que desde bebés son notorias, distintos caracteres, distintos olores, lo único que tienen en común es que son hijos míos hajajajajaja
El pasar tanto tiempo con ellos y su imaginario me ayuda a conocerlos a saber como piensan, sienten y seguirles el paso en el camino.

A veces suena mucho más “light” de lo que es pero de verdad se hace fácil cuando eres consciente de cada paso, de cada palabra, de cada momento…

Pensando en esto te pregunto ¿Cuánta importancia le das a sus opiniones en cosas relativas a lo cotidiano y a decisiones que los atañen?

Mis hijos tienen voz y tienen absoluto derecho derecho a ejercer su autonomía en la misma medida que avanza su capacidad y consciencia ellos opinan sobre todo, se les escucha y hay veces que se negocia y muchas maravillosas veces en las que rompen esquemas que no son nuestros, sino heredados.
Mis niños aprenden ejerciendo su libertad a expresar sus ideas y opiniones y muchas veces sus argumentos son fuertes y demuestran que son capaces de hacer tales o cuáles cosas por si mismos…
En lo cotidiano empezamos a los dos años permitiendo que cada uno de ellos eligiese su propia ropa al momento de vestir, la regulación o el límite se establecía al comprar la ropa y ordenar los cajones según la ropa que correspondía a la estación, hecho eso nosotros teníamos completa tranquilidad que no usarían bañador en invierno aunque muchas veces nuestra hija mayor usó bufandas en verano hasta que descubrió los pañuelos ?
Ellos deciden que hacen con su tiempo y siempre, siempre se les explican las consecuencias de sus actos, las obvias y las tácitas, son ellos los que están creciendo, nosotros como padres sólo ponemos el marco que nos mantiene cómodos, el que nos hace sentir seguros a nosotros porque a fin de cuentas eso es, que nosotros estemos bien, cómodos y que así podamos desde nuestro estado de seguridad transmitir a nuestros hijos que el mundo es seguro y que ellos son capaces de lograr lo que se propongan.

Porque consideras que es importante ponerse en su lugar, qué cosas aporta para los adultos y para ellos.

Es importantisimo poder ponernos en el lugar de nuestros hijos, somos los únicos que ya vivimos cosas similares, que entendemos o vislumbramos como se sienten y que podemos decirles como se sentirán si hacen o no hacen tal cosa, es importantisimo recordar quienes éramos de niños y como nos sentimos porque eso nos da una base para buscar como se pueden sentir nuestros hijos y ayudarles a ellos a entenderse y así estaríamos cambiando el mundo, así criamos gente responsable, que se escucha, que se entiende y lo más maravilloso es que logramos que nuestros hijos confíen en nosotros al punto de entender el porqué de los límites y las normas, si durante su infancia los escuchamos, los entendemos, empatizamos con ellos logramos tener adolescentes responsables y libres y sin lugar a dudas adultos seguros y empoderados.

Como consideras que tratamos a la infancia en este sentido como sociedad ¿les damos lugar, voz y escuchamos sus necesidades o solo se trata de adaptarlos a los adultos?

Cómo sociedad adoramos la infancia casi como un estado de pureza griego, algo que paradójicamente no se refleja en cómo tratamos a los niños, todos nos conmovemos con niños en la televisión, en las series y películas, pero somos absolutamente indolentes con los niños cercanos, nadie interviene en casos de violencia, de agresión contra niños, somos especialistas en juzgar y muy poco involucrados en resolver, sentimos a los niños como propiedad de los padres, nos molestan los gritos de alegría, los de rabia y los llantos de frustración, sólo reaccionamos frente a las muestras de dolor de ciertos niños, podemos ver niños de la calle llorando y no nos acercamos, pero si el mismo niño lleva otra ropa no dudamos en conmovernos, somos una sociedad ambivalente en cómo vemos a los niños y adolescentes.

Los niños cada vez van teniendo más voz pero sólo en los espacios en que los adultos permitimos, usamos a los niños para que nos entreguen mensajes de paz y armonía pero no les escuchamos cuando nos dicen “mamá me pega” minimizamos sus opiniones al punto de que a un adulto le achacamos comportamientos infantiles cuando no estamos de acuerdo con sus opiniones, en la casa los niños no se sienten escuchados, no sí no dicen lo que los adultos queremos oír y así vamos criando generaciones expertas en decir lo que otros quieren y parecer perfectos y temer ser sí mismos.

Es cierto hay una nueva corriente, que tan nueva no es yo diría que ya hay chicos de nueve o diez años criados de manera respetuosa, de estilos de crianza para padres que decidieron hacer un cambio que sentían que se debían, pero no todos los padres entienden a los niños como seres independientes, externos, un otro al que sólo le debemos amor y protección, muchos ven a los hijos como su propia oportunidad de sanar sus infancias y allí nace una corriente peligrosa que no entiende los límites, que no entiende las normas, que busca desesperadamente vivir la infancia que hubiesen querido sin importar la que el hijo quiere vivir, caemos nuevamente en contradicciones y en la desesperación por no saber cómo criar.

Un gustazo charlar con Karla y conocerla un poco más.
MUCHAS GRACIAS!!!

Para compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 responses on "Historias: Ponerse en el lugar del niño"

  1. Qué hermosa entrevista! Me encantó!
    Cuánta verdad eso que por un lado admiramos la infancia pero no la cuidamos. Es lo que siempre digo.
    Una vez se me ofendieron cuando expresé que hay más movida social por la defensa de los derechos de los animales que de los niños; pero sin desmedro de una cosa o la otra es una lamentable realidad. Ojalá nos importara ambas cosas y nos llevara a la acción las dos.
    También hay “callejeritos” humanos y somos muy indolentes con eso, tal cual.
    Acá en casa los límites también parten muchas veces del sentido común, del hablar y correlacionar muchas veces lo que vemos en la ficción con lo que luego podría pasar en la realidad.

    • Imagen de perfil de Dialoguista

      Tal cual Pau! Es que una cosa no quita la otra. Lo cierto es que algo grave nos pasa como raza, si vemos claramente que la infancia tiene muchas veces necesidades básicas insatisfechas y derechos destrozados y son pocos los que se movilizan para hacer algo por ellos.
      La verdad que Karla tiene ideas re lindas, es un gustazo hablar con ella.
      Abrazote a las dos!!!

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas de nada!

top
X